TULUM...

El Ancestral Paraíso Maya Del Turismo Mexicano


Cuentan las antiguas historias del Quiché que “En el principio de los tiempos todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio…No había todavía un hombre, ni un animal… piedras, hierbas ni bosques: sólo el cielo existía. No se manifestaba la faz de la tierra. Sólo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensión. Sólo Tepeu y Gucumatz, los Progenitores, estaban en el agua rodeados de claridad…Y entonces los dioses se manifestaron con claridad y así fue creado todo, por el Corazón del Cielo, el Corazón de la Tierra, y no habrá gloria ni grandeza en nuestra creación y formación hasta que exista el hombre, y entonces el hombre nació y fue puesto por los dioses en el paraíso, y el paraíso fue llamado Tulum, que en el antiguo idioma de los mayas y de los dioses significa “la Ciudad del Amanecer “, pues en verdad ahí entre la tierra y el mar, por creación divina, fue el amanecer de todo y de todos …”


Sirva este relato adaptado del Popol Vuh, el ancestral libro de la milenaria cultura maya, para confirmar que el paraíso en verdad existe, y hasta hoy en día se llama Tulum, la joya del turismo mexicano que brilla con todo esplendor en la Riviera Maya del Caribe Mexicano.


Desde tiempos ancestrales, la ciudad amurallada fue el puerto de entrada al poderoso imperio maya que desde las turquesas aguas del mar, y desde la lejanía señalaba el punto exacto donde las embarcaciones podían sortear el arrecife para llegar a las blancas arenas de la playa llamada “El Paraíso” que desde “El Castillo”, la pirámide que da la bienvenida a las playas de Tulum, recibía con su majestuosidad desde las alturas de un acantilado a los asombrados visitantes, ¡y lo sigue haciendo con todo esplendor y magnificencia!

Ubicado a unos cuantos minutos de la ciudad de Cancún y su moderno aeropuerto internacional, Tulum es reconocido como uno de los “pueblos mágicos” más famosos de la Riviera Maya, pues además de su valor histórico, arqueológico, cultural y sus atractivos naturales, por el especial cuidado que se la ha dado en aras de preservar este destacado Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO.


Pero si bien visitar el conjunto arqueológico de antiguas edificaciones mayas es una experiencia obligada para el visitante de cualquier parte del planeta, Tulum es la puerta de entrada a la Reserva de la Biósfera Sian Ka'an, y es un ecosistema de los más exuberantes del planeta que incluye playas, arrecifes de coral, una abundante selva tropical, dunas y cenotes.


Por supuesto, Tulum es una joya del turismo nacional e internacional, y es uno de los destinos preferidos por el visitante conocedor y de alto perfil, pues gracias al impulso y este cuidado especial que se le ha dado al desarrollo hotelero e inmobiliario, el juego de la arquitectura que lo distingue del común denominador está en la combinación con los estilos rústicos y la propia naturaleza de la zona basado en el sincretismo de creencias, ideologías, religiones y moda, dando como resultado la esencia de lo que se conoce como Tulum, el destino que lo tiene todo y de primer nivel, en una suma de tradición, modernidad, aventura, placer y descanso.


Ejemplo de esta particular y muy destacada combinación de lujo y hospitalidad, de ecología y espiritualidad es Azulik Resort & Maya Spa o el Proyecto Papaya Playa, por mencionar tan solo algunos de los hoteles boutique o destinos eco-friendly cuya construcción convive a la perfección con el ecosistema y complementa la belleza de la selva maya, que está colmada de cenotes y manglares, y rodeada del azul turquesa del mar caribeño.


No cabe duda que los ancestrales dioses mayas nos legaron testimonio de su amor y sabiduría para la eternidad. El paraíso existe, entre las blancas playas, el turquesa mar Caribe y la exuberante explosión verde de la selva. Sí, el paraíso en esta tierra ¡existe! Y se llama Tulum, el destino turístico que en tu próxima aventura debes visitar, vivir y disfrutar.

</